Pagos en América Latina: lo bueno, lo malo y lo feo para 2018

349
0
Share:

Dadas las tendencias del mercado, por ejemplo, una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) del 19% para el mercado de comercio electrónico de América Latina durante los próximos años, la posible nueva legislación y la expansión de los principales minoristas por Internet de la región, 2018 está en condiciones de ofrecer un crecimiento importante, aunque algunos rezagos existentes en el mercado podrían causar una desaceleración o disrupciones sustanciales.

Lo bueno

Del 46% al 50% de la población que se encuentra en mercados clave como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, tienen entre 20 y 35 años de edad, lo que representa una demografía muy favorable que podría estimular el crecimiento en los pagos basados ​​en tecnología simplemente a través de una mayor adopción de la compra por Internet. A esto hay que agregarle que la cantidad de usuarios de smartphones en Latinoamérica aumentará a 245 millones en 2019, representando un crecimiento del 35% en comparación con el total de 2016. Para el periodo de 2016 a 2020, se proyecta un crecimiento similar (36%) en usuarios de tablets, lo que hará avanzar aún más la infraestructura tecnológica para las compras a través de dispositivos móviles y, por lo tanto, impulsará el crecimiento de la industria de pagos en América Latina.

Por otra parte, si bien la mayoría de las transacciones de comercio electrónico en América Latina se siguen realizando a través de computadoras de escritorio, estas también han ido creciendo en número, de acuerdo con una selección de los últimos datos disponibles:

• Argentina: las ventas por comercio electrónico aumentaron en 57% durante el primer semestre de 2017, con un incremento del 20% en el número de transacciones.
• Brasil: las ventas por comercio electrónico aumentaron en 7.5% durante el primer semestre de 2017.
• Chile: las ventas por comercio electrónico aumentaron en 30.3% durante el primer semestre de 2017.
• México: Aunque aún no están disponibles los datos de ventas por comercio electrónico de 2017, las compras de comercio electrónico con tarjetas de crédito y débito aumentaron en 120% durante el primer semestre de 2017.
• Perú: un informe reciente de Ipsos pronosticó un crecimiento del 11% en el comercio electrónico para todo 2017.

Pese a la baja tasa de penetración de las tarjetas de crédito en la región, el pago en efectivo y el prepago siguen creciendo. De hecho, la penetración del pago en efectivo va de un 25% en Brasil y hasta un 40% en Argentina. 

Además del crecimiento en las ventas por internet, el cambiante panorama adquisitivo dará cabida a una nueva ola de tecnologías de pago, así como a una mayor competencia. La venta inminente de Prisma, un adquirente que es casi un monopolio con sede en Argentina, obligará al mercado de pagos de ese país a abrir nuevas redes de procesamiento, modelos y agregadores, incluidas empresas de tecnología financiera. La entrada de PagoGo, una alianza estratégica entre FirstData y Bancolombia en Colombia, rivalizará con las redes de procesamiento existentes llamadas Credibanco y Redeban. Y en Perú, la presión de los reguladores del país está obligando a VisaNet, que tiene una participación de mercado de cerca del 70%, a adoptar nuevos modelos de adquisición adecuados para los comerciantes de larga cola, incluido el procesamiento de doble marca. Todas estas son noticias positivas en cuanto a que fomentarán la competencia, presionarán los precios a la baja y mejorarán la experiencia del cliente.

Por último, si bien la expansión de Amazon y Alibaba en América Latina representa una amenaza para las tiendas minoristas tradicionales, también ofrece oportunidades para formar asociaciones en el sector de pagos. Es demasiado pronto para decir cuál será el resultado, pero lo que sí es cierto es que ambas empresas tienen el ojo puesto en el sector de pagos. Es casi un hecho que se formarán asociaciones con los principales habilitadores de pagos por internet, o incluso que se adquieran los mismos. 

Lo malo

Si bien el crecimiento de los pagos en efectivo es útil para seguir haciendo crecer el mercado del comercio electrónico, muchos países siguen sin permitir que se habiliten las tarjetas de débito para las compras de comercio electrónico, lo cual ha sido un impedimento para su crecimiento. Esto se combina con el hecho de que la mayoría de las tarjetas de crédito en América Latina y el Caribe (ALC) no están habilitadas para transacciones internacionales, lo que limita de manera importante las transacciones transfronterizas. Aún queda mucho por hacer para habilitar al 100% de la población digitalizada de América Latina, a fin de que cuenten con la posibilidad de comprar a través del canal de comercio electrónico.

La postura que han adoptado los bancos en cuanto a las billeteras digitales también está frenando el potencial de este producto. Muchos bancos están promocionando sus propias billeteras de circuito cerrado, muchas de las cuales se basan en códigos QR, lo que hace que la experiencia del usuario sea torpe y poco atractiva. La falta de interoperabilidad entre estos productos cerrados inhibirá considerablemente su capacidad para el escalamiento y, francamente, confundirá tanto a los consumidores como a los comerciantes. También es un problema la falta de valor agregado a estos productos; hoy en día, la mayoría de las billeteras no ofrecen una mejor experiencia que el efectivo o las tarjetas EMV con chip integrado. Por lo tanto, las billeteras digitales sin contacto aún tendrán que evolucionar en la región para que causen algún tipo de disrupción. 

Lo feo

La expansión de los gigantes del comercio electrónico como Amazon y Alibaba podría tener un impacto significativo en el comercio minorista de tiendas tradicionales, ya que podría conducir al cierre de tiendas y a la pérdida de empleos que el aumento en las ventas de comercio electrónico podría no ser capaz de compensar. Estos gigantes también podrían hacer que peligren otras marcas locales como Mercado Libre, Linio y Cnova, y de paso, perjudicar a las economías locales.

Share:
Lindsay Lehr

Leave a reply